jueves, 23 de junio de 2016

Presentación del libro "EN EL SILENCIO DE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS", de Mari Carmen Azkona


El pasado sábado, 18 de junio, presentamos en la Casa de Castilla-La Mancha este libro de relatos que atrapan al lector desde la primera frase, despertando la curiosidad a través de intrigas que se acarician con fruición hasta el final. Cada trama se sustenta sobre sólidos cimientos de ficción: compendio de tensión e intensidad, gracias a la actividad ejercida frente al conflicto, causando una evolución racional en el protagonista. 
***************
Conocemos a Mari Carmen desde 2009. En diciembre de ese año nos daba la bienvenida en su bitácora, bajo los auspicios de Escritores en Red. Vino desde Portugalete para demostrar que es posible escribir bien y llegar lejos en este difícil mundo de la Literatura, a veces inhóspito. Pronto vimos en ella la riqueza de su discurrir. Con un pensar delicado y una comunicación abierta y afectuosa, consiguió inscribirnos como firmes seguidores de su blog. Esa fue su credencial de escritora.

Su obra es fecunda. Tanto lo publicado en redes sociales como en papel merece etiqueta de calidad distinguida.  Entre muchas, solo citaré algunas antologías donde aparece: Maratón de escritores, Gigantes de Líliput y Pequeños gigantes, las tres con el sello de Netwriters. También está presente, además de en nuestra Asociación Marqués de Bradomín, en: A este lado del espejo, La nevera y en Aste Nagusia; esta última de reciente aparición que incluye su relato El reflejo, seleccionado, con pocos más, entre 143 autores participantes.

Aparte de estas muestras, mínimas, de su producción literaria, nos deleitó en 2012 con su primer libro en solitario: Patchwork, miscelánea de micros y poemas, publicado por Editorial Atlantis, en la colección de Netwriters, que dirige nuestro mentor Emilio Porta. Con aquel volumen nos dejó embelesados. Con este que hoy pregonamos, EN EL SILENCIO DE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS, os va a sorprender. A mí me ha cautivado, en un principio solo pretendía documentarme sobre algunos aspectos generales, y acabé leyéndolo, desde el principio hasta el final, en el insomnio de dos siestas.


Recoge 148 relatos, breves y micros, clasificados en seis capítulos que la autora subtitula con los interrogantes ¿Qué?, ¿Por qué?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Dónde? y ¿Quién? Las respuestas surgen línea tras línea, a la vez que profundiza en el comportamiento del ser humano. Cada pieza de este libro goza de la calificación sobresaliente que el lector exige siempre a la mejor literatura. Siendo Mari Carmen Azkona una innovadora en la originalidad de cada historia, sus trabajos cumplen todos los requisitos de la escuela clásica; no por eso, por tradicional, menos docta que las tendencias de vanguardia.

Así, con ese registro, sus textos atrapan al lector desde la primera frase, despertando la curiosidad a través de intrigas que se acarician con fruición hasta el final. Cada trama se sustenta sobre sólidos cimientos de ficción: compendio de tensión e intensidad, gracias a la actividad ejercida frente al conflicto, causando una evolución racional en el protagonista, que seduce al lector. Es la empatía que crea Mari Carmen, de forma admirable, con la interacción de los sentimientos.

 
Eso lo consuma con maestría, pues maestría requiere el logro de mostrar y no contar, objetivo primordial en composiciones breves, donde habla el silencio con un eco suspensivo, pero explícito y continuo. Nada mejor dicho acerca del título por el que hoy brindamos. Nuestra autora llega a horizontes tan altos con soltura, con facilidad; pero ya sabemos que en este arte, lo fácil requiere muchos esfuerzos.

Ella lo resuelve con un estilo directo, natural, de significados concretos; con un tono acorde con cada situación; caracterizando a los personajes con gestos eficaces, tanto en lo que se refiere a sus apariencias físicas como psicológicas; ambientando los escenarios con un mobiliario de ilusión, donde nada sobra ni falta.  Con ese panorama bien ordenado, con la perspectiva de un punto de vista oportuno y un fluir acompasado, nos lleva a desenlaces coherentes, abiertos o abrochados, consecuencia de cuanto antecede. Esa elaboración produce efectos más allá de los significantes narrados.  

Pero eso es solo la técnica, instrumento del que se sirve Mari Carmen para perfilar argumentos y poner en marcha sus dotes literarias, sustanciales, dentro del continente ya definido. A partir de ahí queda lo más complejo y esencial, lo verdaderamente creativo, lo que no se estudia, lo que nadie le ha enseñado, pero ella lo ha aprendido a fuerza de  mirar, ver, escuchar y palpar la vida: la propia, la cercana y la imaginada. Luego, como narradora experimentada que es, nos ofrece un conjunto de confabulaciones atractivas, memorables.
 
Este libro, EN EL SILENCIO DE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS, atesora la gran riqueza que le otorga una temática diversa y los cuidados selectivos que hay en su exposición. Predomina el universo onírico, que recoge vivencias llenas de fantasía, sin apartarse de la existencia cierta, palpitante. Con personajes mitológicos y bíblicos nos ofrece, entre la quimera y lo tangible, episodios vitales capaces de atraer, incluso, a quien nunca sueña. Estos relatos de Mari Carmen son como espejos que reflejan nuestro ser, lo distorsionan y nos ponen ante conclusiones jamás evocadas.

También hay en sus páginas optimismo y esperanza. Presenta a Martín, un negrito que vivía en su paraíso sin distinguirse de los blancos… Así nos revela cómo Martin Luther King levanta un puente que comunica un antes olvidado con un presente y un futuro en libertad. Con la misma singularidad, sirviéndose de Mario nos invita a amar lo que somos, optando por enfrentarnos a la muerte para sentirnos vivos. Son solo ejemplos de las excelencias de esta obra. Una obra abundante en metáforas descriptivas y en paradojas definitorias, que nos alertan de los cambios que experimentamos con el tiempo; de las posibilidades que tiene nuestra mente para acariciar y disfrutar una melodía que no podemos oír; o para saber prescindir de lo que más nos gusta y alimentar luego nuestros anhelos con el recuerdo de lo que tuvimos. Son pasajes henchidos de matices emocionales, de sentimientos transmitidos por sus intérpretes.

Así llenaría muchos folios, pero tengo que terminar. No obstante, permitidme desvelar dos exquisiteces más. En este libro Mari Carmen hace gala de una literatura de degustación con una variedad abundante de sabores. Con algo tan etéreo como una idea, una creencia, una percepción, es capaz de crear ambientes y situaciones sublimes, con tal versatilidad que el lector puede pintar el paisaje a su antojo para inventarse a sí mismo en cada fragmento.

EN EL SILENCIO DE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS es una obra de importancia capital: la observación atenta de sus contenidos profundos puede servirnos para tomar nota de cómo empezar y acabar una historia. Con esas cualidades, con el aval del texto de contraportada de Emilio Porta, las ilustraciones de Enrique Gracia Trinidad y la riqueza interior firmada por Mari Carmen Azkona, este libro va a decir mucho a pesar de su título callado. Lo vais a disfrutar, ¡os lo aseguro!
*************************************
 También puedes leer:


lunes, 11 de abril de 2016

JUEGOS DE LA EDAD TARDÍA, Luis Landero.

Luis Landero (Alburquerque 1948), autor de esta novela, Juegos de la edad tardía, mereció con ella el premio de la Crítica y el premio Nacional de Literatura (1989). 

Gregorio, el personaje principal, que aspiraba desde la juventud a una vida intelectual llena de amores, acaba siendo un oficinista mediocre. Un día conoce por teléfono al compañero Gil, hombre de su edad, perdido en provincias, que ejerce de representante por cuenta del almacén donde trabajan los dos. Las conversaciones telefónicas se suceden todas las semanas. Gregorio cuenta a Gil lo que no es, como si lo fuese. Gil atribuye a la vida anhelada de su compañero una categoría artística y literaria de fama y premios. Ambos, cada uno apoyado en la imaginación del otro, protagonizan y sufren sus vidas inventadas en un mundo de ficción.

Página a página, Luis Landero cala en las entelequias del ser humano, y deja en su discurrir posos con significados diversos, todos capaces de mostrarse ante los ojos del lector con los colores más apetecidos. Cada lectura individual tendrá un sentido diferente y será objeto de la conclusión más acomodada al punto de vista de quien disfrute este relato.

Como podéis imaginar, no tengo ningún interés en que se venda este libro, ni siquiera pretendo hacer publicidad de él. Solo quiero compartir una prosa llena de matices psicológicos y emotivos, que pueden concebirse como comportamientos disparatados de personajes lejanos a nosotros, en tiempo y en espacio, y a la vez muy cerca de los puentes que nos comunican con situaciones hipotéticas pero idénticas.

La trama está desarrollada con un lenguaje de perfección clásica. Su lectura es sugerente y amena desde el principio, como debe ser toda obra que merece la etiqueta de buena Literatura. Además nos invita a reflexionar analizando nuestra personalidad y descubriendo a la vez  las historias que seamos capaces de crear para convertirnos en héroes y suficientes en la misma intriga. Os gustará. Ya me diréis.
****************
Te invito a leer: 

domingo, 15 de noviembre de 2015

LA TASCA DE LOS ADVERSARIOS





El pasado 13 de noviembre tuve el honor de presentar LA TASCA DE LOS ADVERSARIOS (Ed. Atlantis), del escritor abulense Javier Asenjo Rivas. El acto tuvo lugar en la Biblioteca Pública Municipal de Ávila. El salón se llenó de un público entrañable y generoso que confirió al evento un gran éxito; no solo de asistencia, también de ventas.. 

El autor, del que se hablará mucho y bien en el mundo de las letras, disertó sobre la temática y estructura de la novela, además de complacer al auditorio con las preguntas que le hicieron en un animado coloquio.
***********


EXTRACTO DEL TEXTO DE PRESENTACIÓN. 

“¿Quién es Javier Asenjo?”, pregunté en la editorial Atlantis cuando me pidieron que interviniera en este acto. Era lógico, no nos conocíamos. Lo normal es que los presentadores y el autor sean amigos. Así, por el afecto cultivado entre ellos, siempre oímos hablar bien del producto editorial y de quien lo firma. Confieso que en nuestro caso la química amistosa no influye en mí. Lo que diga de Javier y de su Tasca es el efecto limpio y libre de lo que he descubierto de él, y de lo que me ha aportado su obra, desde la distancia y la percepción crítica, tan objetiva como sea posible en el contexto humano.

Seguro que muchos amigos y familiares de Javier Asenjo van a descubrir poco acierto y quizá ningún atractivo en lo que diga refiriéndome a él. Pero sí que estoy convencido de que a muchos les gustará saber que Javier es un joven escritor abulense, que cultiva todos los géneros literarios: cuento, novela, poesía… Ha sido premiado en el concurso “Jóvenes Creadores”, por su fábula Yema Yerma y por el poema El sello de las piedras. También ha sido
 publicado su relato el Letargo de Jorge (todos identificarán al protagonista de esta pieza cuando lean el volumen que hoy pregonamos). Su carta A la sirena que me abrazó, otra creación de Javier, llena de originalidad, ha merecido, como las anteriores, el alojamiento cálido del papel y la letra impresa. Pronto nos sorprenderá con otros proyectos literarios, ahora en preparación; entre ellos, su segunda novela, La orden. Además de todo eso, sin quitar tiempo a sus obligaciones laborales, promociona nuestra capital, Ávila, su ciudad natal, con la revista bimensual La pluma y la espada.

Este es Javier Asenjo Rivas. No tenía el gusto de conocerlo personalmente, como ya

he dicho, pero he descubierto con alegría que estamos hermanados por nuestra pertenencia a la Asociación de Novelistas “La sombra del ciprés”. (...).

Por encima de todo, Javier Asenjo es hoy, para nosotros, el brillante autor de La tasca de los adversarios. Por él y por este libro suyo, celebramos la fiesta de presentación el pasado 13 de noviembre, en la Biblioteca Pública Municipal de Ávila. Bueno sería que dentro de unos meses volviéramos a reunirnos para que cada cual exprese su opinión sobre el contenido, extraordinario y original, que envuelve el citado título, cuya lectura recomiendo, convencido de que les va a gustar.

Sin desvelar detalles categóricos ni deslustrar las vívidas imágenes con que nos obsequia el autor, sí voy a decir que La tasca de los adversarios es una obra con estructura circular. El conflicto surge en las primeras páginas. La acción no da tregua, y los personajes principales, bien definidos psicológicamente, implican al lector en sus luchas y desmayos, gracias a recursos eficaces, propios de grandes narradores. Javier lo es: más allá del ejercicio de contar, desvela la virtud de mostrar. Y lo hace con símiles y metáforas de situación que se fijan, sin ambages, en la sensibilidad de quien lee. De ese modo, nos va llevando a través de distintos tiempos narrativos y diferentes voces, pero con un solo aliento, por sucesos donde conviven cualidades encontradas: la debilidad y la fuerza, la violencia y la ternura, el miedo y la valentía, la crueldad y la compasión… Esta contraposición de sentimientos, citada con la frialdad de la palabra desnuda, puede quedar como una pintura deslucida. No será así cuando entren ustedes en la trama y sigan los pasos, las venturas y desventuras que los personajes afrontan en cada trance.


El autor nos lleva hasta esas percepciones, unas veces valiéndose de un interviniente activo que sufre y se alegra, describiendo en tercera persona; otras, el mismo pálpito se torna en el fluir de un cronista dotado de omnisciencia, y en ocasiones se dirige al lector, directamente. De manera tan singular e intensa, mantiene la ansiedad que produce la quimera, la incertidumbre de qué pasará. Todo ello está expresado con un estilo sobrio, pero rico en figuras y vocabulario, y con un realismo que duele, se ve, se oye, se palpa… Eso propicia que nos impacten las incursiones del protagonista, entre los personajes afines y discrepantes. El final, impredecible, como debe ser, mantiene en todo momento el misterio; y luego, en el instante justo, se resuelve con determinación y de forma coherente. Aparte de los atractivos literarios y de creatividad que tiene la novela, Javier ha conseguido que atesore también una calidad técnica encomiable. 

Llegado a este punto la intervención del presentador de La tasca de los adversarios debería concluir. Pero Javier Asenjo y el buen trabajo que ha hecho merecen ir un poco más allá. Cuando menos, hasta donde nos llevan los latidos sugerentes de esta composición. Además de una historia bien urdida, vamos a encontrar caminos cuyos destinos nos harán pensar sobre lo que somos y conocemos de nuestro ser, o lo que nunca seremos y creíamos que éramos. Igual que algún habitante de estas páginas, nos veremos en el espejo que nos separa de nuestro otro yo, convenciéndonos de contradicciones propias increíbles y de capacidades escondidas, insospechadas.

Entre los muchos y sutiles aforismos que van y vienen por estos ambientes de ficción, no tan ficticios, me quedo con uno que, quizá sin ser el más profundo, me ha llamado la atención: “La amistad leal olvida cualquier falta en la vida de un amigo”. ¡Sorprendente! Con la misma aptitud nos invita a librarnos de prisas y pantallas, a salir de lugares que frecuentamos y a poner nuestra mirada en nosotros mismos. Es, sin duda, una práctica eficaz para encontrar el desaliento y, así, ahuyentarlo.

Estas han sido las percepciones que han quedado en mí, después de entrar y salir de la Tasca, donde tanto he aprendido y disfrutado, a pesar de la Adversidad que en ella abunda.

Después de lo dicho, tras leer la Tasca de Javier, La tasca de los adversarios, he conocido de él su eficacia como buen escritor, y me ha queda la sensación de ser ya, por lo menos, un poco amigos.


************************


TE INVITO A LEER MÁS: Aquí UN CUENTO, y aquí COSAS QUE PASAN

miércoles, 27 de mayo de 2015

EL YO DIGITAL DE ELÍAS QUIMEY Y OTRAS HISTORIAS INVEROSÍMILES.

El nuevo libro de Santiago Solano Grande, presentado en Madrid el día 21 de mayo, en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles. Un trabajo excepcional que sumará valor a la dilatada obra del autor y a  su identidad personal como escritor.
************
Estas fueron mis palabras de presentación, sencillas y tal vez poco brillantes, pero sentidas y llenas de emoción:
  
"Expreso mi gratitud más sincera a Santiago Solano Grande por incluirme entre los elegidos para presentar su libro, El yo digital de Elías Quimey y otras historias inverosímiles. Es una fiesta compartir tribuna en la AEAE con Antonio Castillo, reconocido autor de novela histórica, y con  Emilio Porta, escritor, pensador, humanista y director de la colección Netwriters, que incluye este nuevo volumen.
         Dicho esto,  quiero advertir que no  voy a hablar de la novela anunciada. Los presentadores hablamos demasiado de los libros para demostrar que hemos hecho los deberes, y lo que hacemos, con tanto decir, es desvelar detalles de la intriga, restando así interés en los círculos de venta.
         ¿De qué hablar entonces? ¿De Santiago Solano? De él recibo la calidez de su amistad, su ayuda siempre que la necesito y ese gozo que me regala cada vez que me honra con una charla o leo con sosiego sus textos. Además, todos sabemos que fundó Escritores en Red, Asociación de la que actualmente es Presidente, Director de Red y, por si fuera poco, Secretario General. Gracias a sus desvelos, impagables, nuestros trabajos llegan a los cinco continentes y son leídos por más destinatarios de los que podíamos imaginar. Nadie auguraba esto cuando, hace unos años, ocho amiguetes nos solazábamos a la sombra del Marqués de Bradomín.  
         No diré más de nuestro autor. Nada de su tensión arterial ni de los índices de glucosa y colesterol, tampoco voy a enumerar las pastillas que toma ni los chocolates que comparte con su amigo Elías Quimey. Que lo cuente él luego, si quiere.
Si no hablo del libro ni de él, ¿qué hago? Dicen en mi pueblo: “Quien hace un cesto hace ciento”. Pero eso no es fácil, si son tan originales, como las creaciones de Santiago. Cogiendo ese refrán por las mimbres, me centraré en algunos signos determinantes de su obra: resultado final que le distingue, igual que los cestos identifican al cestero con las huellas impresas en sus formas.  
Antes, mientras y después, la labor de Santiago está marcada por una apuesta firme, contundente: llevar la Literatura hasta el lector a través de Internet. Él considera que la “escritura en un espacio electrónico es un nuevo género”. Ese convencimiento suyo nos autoriza a definirle como un vanguardista de la Literatura del siglo XXI.
Al margen de eso, Santiago Solano es un escritor al que solo le interesa escribir, sin olvidarse nunca de los lectores. Inmerso en ese acto único de producir desde la nada, es consciente de su estado emocional como autor, y recapacita sobre la influencia de sus sentimientos en el aspecto final de la idea concebida, que en manos del lector se convertirá en una aleación de ficciones compartidas. Con esa interacción, dogmatiza que “todo es susceptible de ser Literatura”.   
Nos ilustra sobre certezas que él defiende como si fueran teoremas demostrables. De forma coloquial, pero categórico, aduce que su obra es el compendio de una línea de experimentación en lo formal y consecuencia sustancial de lo percibido, que no es más —ni nada menos— que la recepción de los pensamientos de cuantos le precedieron y de quienes le acompañan en el reto literario.
Con esa premisa, su objetivo no es vender millones de ejemplares, sino atrapar a lectores que participen en la complicidad de la propuesta estética que plantea. Aparte de esa búsqueda, afirma que “sus contenidos son reelaboraciones de las lecturas de sus propias experiencias”.
Nadie puede escribir de lo que no conoce. A poco que hablemos  con Santiago, pronto descubriremos que tiene mucho conocimiento literario; y leyéndole, veremos que su obra está impregnada de la emoción que inunda su pálpito. Así, con un corazón que late con fuerza y un estilo fácilmente identificable, apasiona a los lectores.
Como veis, no es necesario desentrañar argumentos para saber de su autor. Pero sí nos instruye haber leído antes sus libros. Acerca de Santiago nos han documentado Destino final, Lienzo del pasado, Flor de acebos y otros cuentos, Muleta y viento, Olía a traición y soledad, La sombra de la casa, Tratado de belleza moribunda, El autobús 538… Después  nos dedicaremos al que hoy nos convoca, El yo digital de Elías Quimey y otras historias inverosímiles, que seguirá sumando valor a su obra y al ser escritor de Santiago Solano.
En los textos de Santiago Solano Grande se aprecia un fondo con sabor poético, pero dice que “habría que escrutar con mucho cuidado si esa prosa poética cumple con los preceptos que críticos y profesores marcan para que tal circunstancia se dé”. Pero a él no le importa mucho lo que digan los comentaristas, pues sostiene que “siempre dice lo que quiere, como lo quiere decir”. Para ello se vale de dos cómplices únicos que le acompañan en el camino solitario, fascinante, de la función creativa. Uno es el Doctor Sí; el otro, el Doctor No. El primero le sirve la inspiración, proporcionándole apuntes ficticios o reales, capaces de conmover. El segundo, el Doctor No, es quien pone música y color en el punto de vista final: usa las tijeras, corrige la Gramática, observa la Filosofía, cuida el instinto psicológico de los intervinientes y vigila la coherencia en el croquis estructural de la trama. Con eso, y un tiempo de maceración a la sombra del silencio, sus trabajos como El yo digital de Elías Quimey y otras historias inverosímiles, se visten de ceremonia para danzar en el mundo lector y apasionar a cualquier pretendiente.
Lo dicho es solo una muestra, mínima, del escritor Santiago Solano Grande y de su obra.
Muchas gracias por venir, y gracias también porque sé que todos vais a comprar el libro. GRACIAS. ¡MUCHAS GRACIAS!".

*****************
OTRAS LECTURAS

martes, 31 de marzo de 2015

¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS...!

EL TIEMPO HA PASADO, EL SENTIMIENTO ESTÁ PRESENTE
* * * * *
El 29 de octubre del pasado año presentamos en la AEAE mi nuevo libro, Diario de una rubia. Como maestros de la ceremonia, me distinguieron Emilio Porta y Santiago Solano. Hoy quiero compartir con todos vosotros un extracto de mi agradecimiento expresado a los circunstantes: un público propio, nutrido por familiares y amigos que llenaron el salón.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Lo primero que quiero decir es GRACIAS. GRACIAS a todos por estar, por el calor y el cariño que siempre me regaláis. Sin vosotros, los de aquí, los que venís de fuera y los que no han podido asistir, este acto, sobra decirlo, no tendría sentido. Lo que soy no es sustancia propia, y lo que hago no es labor exclusivamente mía, es el conjunto cualitativo de cuantos me habéis acompañado en cualquier itinerario de la vida  (…).
GRACIAS a mis maestros, don Ramiro Pato, don Jesús Estévez, don Guillermo Martín…, vivo de los números y me divierto con las letras. Después tuve la fortuna de encontrarme en estas veredas con profesores especialistas en el arte literario: Montserrat Cano, Conchi Rubí, Chema Gómez de Lora y  Enrique Gracia Trinidad (…). GRACIAS a ellos, me enfrento cada día, con atrevimiento iluso, a proyectos que acabarán, o no, en historias publicables. En este caminar  nunca me falta el apoyo y a su vez la crítica, imprescindible y constructiva, de compañeros de talleres, tertulias y foros virtuales. Nominar a todos es imposible, y no quiero ser descortés con omisiones injustas.
Hasta aquí esa trayectoria de convivencia y aprendizaje, que por suerte no ha terminado. En ese peregrinar he tenido la dicha de coronar colinas, otear panoramas y disfrutar la mirada de quienes alientan mis pasos. Hace unos años, en uno de esos altos, mostramos la publicación de Leña y papel y otros cuentos. Hoy, con Diario de una rubia, he vuelto a sufrir los esfuerzos de la cuesta, y a gozar la cercanía y el cariño de los amigos mentores, que han madurado conmigo la obra que hoy pregonamos (…).
Gracias a la ayuda total y desinteresada de Emilio Porta publiqué mi primer libro. Y desde entonces no ha dejado de espolearme, de arrearme, como diría la Rubia. Así, cuando más tranquilo estaba yo, inmerso en el silencio de escribir, encontró entre mis papeles informáticos muestras de este diario. Hasta que no tuvo en sus manos el volumen completo, no paró. Y aquí estamos. Pero antes he tenido que someterme a los deberes que él dictó desde mi propio texto, ateniéndose a la
armonía del sello y características editoriales. ¡Qué verano, qué fatiga! Cuando él me veía agobiado con los arreglos, las revisiones de la maqueta o el diseño de la portada, levantaba la guardia de su exigencia, solo un poco, para decirme «el libro va a quedar hecho un primor, igual que El amuleto, ya lo verás». Lo decía para ahuyentar el desánimo que me rondaba. «Sí, como El amuleto, qué más quisiera yo» El amuleto es su último libro, el mejor clasificado de la colección. Ya habréis intuido que sin los apremios y los estímulos de Emilio, la Rubia tampoco estaría hoy vestida para el baile de esta fiesta.
No puedo callar la consideración que dispenso a Santiago Solano Grande: primero, amigo también; luego autor de una veintena de títulos, y mientras y después, fundador de Escritores en Red. Dirige sus dominios cibernéticos y es un incansable gestor de actividades a favor de los  asociados, para los que persigue el mejor sitio en el cosmos de lo que ahora llamamos nube. Dice que no ha leído el libro. Él sabe de estos inventos tecnológicos más que nadie, y eso le ha servido, como habréis visto, para navegar por el interior de la Rubia y conocer sus dichas y desdichas mejor que ella. He compartido con mi amigo Santiago muchos encuentros culturales. Me acuerdo con placer de uno muy especial, año 2005: tuvo lugar en Burujón, bonito pueblo manchego, donde, según la leyenda, se hospedó Cervantes. No sé, eso de las tradiciones orales invita a desconfiar. Lo cierto es que el grupo sí que pernoctamos allí, invitados por el ayuntamiento, y con nuestras trovas y nuestros cuentos pasamos una velada inolvidable.
Santiago y Emilio, Emilio y Santiago, son escritores de prestigio, presentadores de lujo y amigos sin precio. GRACIAS, muchas GRACIAS a los dos.
Pero sin ninguna duda, la Rubia es la que más me ha incitado en esta travesía que hoy culmina. Es la inspiración y la protagonista de este diario suyo, personal. No cansaré con detalles de su existencia, pues ella misma  revela, en las primeras páginas del libro, quién es y qué hace. Solo diré que es admirable. Temiendo la incertidumbre de un final que llegará, va anotando, con verbo llano, lo que ve y oye en la sucursal
donde quedó abandonada cuando llegó el euro. Pero ya se sabe, la vida en una oficina bancaria no siempre es atractiva. Todos los días no surgen escenas interesantes y reales (…). Por eso a veces, alumbrada por su memoria, describe experiencias lejanas a la quietud que habita. Relata los avatares que presenció en playas y cruceros o interpreta los olores de los pueblos del interior. Otros días se dedica a tramas ficticias, como las pretensiones de don Liborio Merchán, o los flirteos de Marta y Cristóbal.
           Al margen de sus desvaríos, de sus irreverencias e incluso juicios filosóficos, hace algo infrecuente y plausible. Rinde honores a los empleados de banca,  se solidariza con ellos compartiendo los escozores de su trabajo, se alegra si los ve contentos y sufre cuando son tratados como máquinas por los dueños del banco, que cada vez imponen mayores objetivos (…).  Confieso que me gusta esta narradora tan particular. Me identifico plenamente con sus glosas sobre la realidad de unos personajes a los que quiero y alimentan mis recuerdos. Cita a algunos con nombres y apellidos: ya sea de pasada dedicándoles la extensión de una fecha completa. No menciona a todos. Qué vamos a hacer. A mí tampoco me nombra en ninguna de sus páginas. Claro, como tantos mortales, soy insignificante (…). Desde pequeño solo me ha dado por contar mentiras que parecen verdades o verdades que parecen mentiras. Eso no tiene ningún mérito. Además, las palabras que uso no son mías, son prestadas y a veces me olvido de devolverlas. Igual que los albañiles colocan piedras, yo busco voces, las ordeno, y las cambio una y mil veces hasta que juntas expresan lo que quiero decir. Es solo un juego (…).  ¡GRACIAS. MUCHAS GRACIAS A TODOS!
 ------------------------
LEER MÁS:

miércoles, 18 de junio de 2014

MORISCOS, EL LINAJE PERDIDO

NOVELA HISTÓRICA DE MONTSERRAT CANO

"Amena, conmovedora y comprometida. Ofrece una lectura sencilla y profunda en un texto que interesa y apasiona desde las primeras páginas".
- - - - - - - - -


Acabo de leer Moriscos, el linaje perdido, de Montserrat Cano (Ed. Carena Editors, S.L.), prolífica escritora y, para más señas, calificada como «Magnífica/2014» en el programa cultural Saber y Ganar. Desde que leí Cercle, celebradísima saga de Antonio Castillo-Olivares Reixa, y El hijo del Cónsul, de Santiago Posteguillo, no disfrutaba tanto de una novela histórica. Con esta he vuelto a sentir el placer de lo exquisito, apreciación generalizada entre lectores exigentes, amantes de la buena literatura y de contenidos profundos.

           Montserrat Cano novela hechos probados, acaecidos hace más de cuatro siglos. Con su prosa sutil y elegante capta el interés del lector desde la primera frase hasta la última, un camino de cuatrocientas páginas donde no falta de nada: amor, traición, bondad, odio, temor…  Con esos sentimientos presentes en la sociedad de todos los tiempos, Montse construye una trama de intriga en torno al destino de más de sesenta personajes. Nos descubre su condición humana, sus defectos y virtudes y profundiza en la capacidad de la persona, dispuesta a practicar tanto el bien como el mal, dependiendo de la tribuna que ocupe o de la persecución que sufra.

           Moriscos, el linaje perdido transmite emociones desde el otro lado de la ficción. Eso solo se consigue cuando quien escribe, en este caso Montserrat Cano, ha investigado con dedicación y eficacia sobre la verdadera historia, conoce los conflictos que maneja y hace de ellos, gracias a su oficio de narradora magistral, un conjunto armónico, vital, donde todo es posible. Tan posible que el lector, atrapado en la estructura de un escenario cronológico, se encarna con realidad indiscutible en el papel de los personajes.


          Solo me resta decir que Moriscos, el linaje perdido es una novela que pone de manifiesto, entre otros descubrimientos que encarna, cómo sufre el débil cuando el poder abusa de la autoridad prestada; ahora como hace siglos, pero con procedimientos, armas y objetivos diferentes. 


          Recomiendo la lectura de esta novela histórica, una obra brillante que conmoverá y permanecerá en  la memoria del lector como un libro que hay que leer y disfrutar. 
*************************
TE INVITO QUE LEAS, ADEMÁS: Aquí un cuento y aquí cosas que pasan 
 alejandro2153@hotmail.com

miércoles, 6 de noviembre de 2013

"EL GUANTE VERDE", UNA NOVELA DE MILA AUMENTE


CONMOVERÁ A UNAS Y SORPRENDERÁ A OTROS

Conocí a Mila hace muchos años. Los dos rompíamos la timidez literaria en los talleres de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, de la mano de la profesora, hoy nuestra amiga, Montse Cano. Mila era la primera de la clase, y deshizo el silencio con un cuento lleno de imágenes y emociones. En aquella pieza había un elemento significativo, con mucha fuerza, de esos que cautivan para siempre. ¿Saben de qué hablo? ¡De un par zapatos!  Y ¿saben de qué color eran aquellos zapatos? ¡Eran verdes! Sí, señores, verdes, como El Guante que ya está en las librerías más importantes de España, y quizá pronto en las de Egipto, Londres y  Australia.

Pensarán que se trata de una manía, de las muchas que tienen los escritores; no, nada de eso. El verde es un talismán en el oficio de Mila. Además de sinónimo de esperanza, es símbolo de vida y de la transformación auténtica que la define como narradora. O si lo prefieren, considérenlo como una metáfora que relaciona a nuestra autora con la superación permanente, hasta deleitarnos con la madurez exquisita de sus frutos literarios. Así es El funeral de un cobarde, su novela del año pasado; así es El Guante verde, la novela que hoy pregonamos, y así son sus relatos y los micros que nos regala con frecuencia en Facebook. Todo es un compendio transparente, como el aire que respiramos: con suspiros de realidades y alientos de fantasía.

Toda su obra es espontánea y natural, pues prospera con el fluir cotidiano; y a la vez intensa, porque no se detiene en el aspecto insustancial de lo anecdótico. Cala con fuerza en el espacio emocional, despertando en cada destinatario inquietudes diferentes. Unas serán objeto de nuevas percepciones existenciales, otras servirán para modificar convencimientos que antes creíamos indeformables. Sí, Mila hunde su palabra en la corteza humana, profundiza y deja su mensaje de manera sencilla. Hacerlo tan fácil es muy difícil.

El guante verde es una novela construida con el conflicto particular de más de cincuenta personajes, casi sesenta,  que dan sentido a una historia central. Todos, desde la protagonista hasta un taxista que pasaba por allí, evolucionan mientras perfilan estelas íntimas que sobrecogen al lector. Para conseguir eso, dado el andamiaje anímico de cada uno de ellos, Mila ha hecho un trabajo magistral: ha dado vida a esa legión de actuantes, incluida María, una psicóloga que interpreta en sí misma la contradicción y la inconformidad del mundo actual. Luego, después de seducirlos a todos en un entorno afín y atractivo, ha ensamblado, con precisión verosímil, esas piezas palpitantes, individuales, construyendo una estructura circular, donde nada queda suelto, donde continuas evocaciones retrospectivas dan vida a un sin vivir de amores y desencuentros.

Pero El guante verde no es una novela rosa, aunque puedan catalogarla así quienes no reparen en las entrañas del argumento. Entre penas y alegrías, Mila nos lleva —más allá de cualquier frivolidad— a encontrarnos con nosotros mismos. Prueba de ello, es la reflexión que nos regala de su puño y letra. Plantea “... si realmente existen las diferencias emocionales entre los seres humanos, o quizá solo nos diferencia el momento vivido o la situación creada”.  Cuando un texto contiene estas incursiones inteligentes, merece una etiqueta conceptual brillante, filosófica, lejos del mero entretenimiento que a veces buscamos en la Literatura.

Por todo ello, El guante verde, igual que su novela anterior, no termina con el punto final. Deja en la mente del lector la silueta de una mirada diferente,  concebida allende otros horizontes. Es la singladura que nos propone Mila para luego, con un ritmo trepidante y haciéndonos tropezar con desatinos propios, mostrarnos con sosiego lo convencional, donde aparecen embaulados los recuerdos que inspiraron nuestra biografía. Así nos deleita con una voz narrativa estética, ingeniosa y sensible, siempre al servicio de la trama. La calidad de ese estilo hace posible una comunicación fluida y eficaz, que nos deja recuerdos indelebles y una definición clara de lo que es el arte de crear y contar.

Así es la obra de Mila. Así es El guante verde, un libro con mucho talento, para todos los gustos, tanto los que prefieren la evasión —como antes decía— o los que buscan contenidos sutiles. Es una novela de hoy para siempre, superior a muchos títulos que están en las listas de superventas. No tengo ninguna duda.


Por eso recomiendo comprar y leer El guante verde. Y cómo no, todo mi cariño y reconocimiento a Mila, que ha abierto un nuevo capítulo en su trayectoria de escritora importante. ¡Que lo es!     
************************************
TE INVITO A LEER:  Un cuento y una reflexión