martes, 30 de junio de 2009

FELIZ VERANO













17 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pasaré por tu casa,
quizás como tú no estás
se atreva el duende a salir
para contar sus hazañas

Miguel

Alejandro dijo...

Todo será posible, amigo Miguel. Todos: el perro, la gata, el conejo, los ratones y el duende te recibirán como tú mereces.
Un abrazo.
Alejandro

Anónimo dijo...

Acabo de llegar de unas cortas vacaciones y no he encontrado duendes en casa...¿Se habran quedado en el mar?. Algo en mi imaginación me dice que debo volver pronto a Jávea para recuperarlos.
¡Feliz verano!
Mila

Alejandro dijo...

Mila, como estoy de vacaciones, el duende, harto de aguantar a perros y gatos, se ha acercado a mi lugar de retiro para recoger esta respuesta: Gracias por estar ahí, por estar aquí, y por preocuparte de de ver lo que hace la familia que tienes en la red.
Siento que se te hayan acabado las vaciones, el mar, la brisa del atardecer, los amaneceres sugenrentes...
Besos.
Alex

Javier dijo...

Alejandro:

Confío que vuelvas pronto. Ten en cuenta que sólo te corresponde la parte proporcional del año que no ha sido entero. Así que vuelve de inmediato y deleitanos con tus cosas, que nos aburrimos.

Un abrazo

Javier

antonio castillo dijo...

Que disfrutéis con vuestras merecidas vacaciones, Alex.

Carmen Silva dijo...

Hola Alejandro: He leido algunos de los comentarios que hacen a tu obra y me parecen magníficos. Yo he leido el libro que me regalaste , el día de mi lectura de cuentos. Los he leido todos y degún mi criterio es una auténtica proeza el mantener todos los relatos con las dimensiones casi idénticas y el enganche después de su lectura porque es frecuente que te guste un cuento de un autor dos, tres cuatro que cautiven tu lecctura pero llegar al final sin cansarte es algo bastante difícil. Ha he aprendido a pasearme por los blog, asi que cuando vengas de vacaciones te encontrarás mi comentario. Un cordial saludo Carmen de Silva

Emilio dijo...

Conozco dos sitios, relativamente cerca de Madrid, que permiten viajar mucho moviéndose despacio y poco. Los dos están muy cerca de tu casa de los veranos. Yo he ido estos días a los dos. Y he tenido la sensación de que el mundo estaba allí. Qué diría Felipe II.
¿O era al revés?
Eso, al revés, es el mundo el que estuvo siempre allí. Verás.
Coges la carretera de Avila, pero por otro sitio, no la general, tu sabes, y llegas a Galapagar. Te paras en la Plaza. Y te sientas en la terraza del bar Pivo.
Luego te levantas, te das una vuelta y escribes unas cuántas cosas... pues aquello te sugiere unos cuántos garabatos en unas cuartillas. No, tambien es al revés. Escribes en las cuartillas antes de ver a un gran amigo con el que has quedado. En esa terraza, en ese bar.
Atardece. Anochece. Pasas de la claridad a otro tipo de luz.
Y te vas.
Otro día irás a El Escorial.
Bueno, al Escorial ya fuiste muchos otros días.
Debe ser como ir a Lovaina antes que a Gante.
Y es que en los dominios de la imaginación no se pone el sol.
Por otro lado, tu venga a escribir...Lo del cerrado por vacaciones es para que no tener que colgar cosas hasta la vuelta. Eso está bien. Con calor...con cuentagotas.
Pero que la primicia que me has pasado...abra el curso.

Un fuerte abrazo, Alex. Espero que este mensaje en clave no vuelva locos a los demás.

Port

Anónimo dijo...

¿Cuándo vuelve de vacaciones este hombre? ¿Se puede saber quién le paga que tanto le consiente? Qué bien viven estos escribecuentos. Y los lectores, aquí, sin historias que llevarnos a la playa. Si alguien le ve que le ponga en su sitio, por favor. Gracias, y perdonen el atrevimiento.

Luis Martín

Anónimo dijo...

Seguro que Luis Martin es un buen amigo, de esos tuyos de la Sierra que o de tu barrio que, al ver que sigues con el cartel de Cerrado por Vacaciones se impacienta...Es bueno que gente de fuera del blog participe...tenemos que animar a nuestros conocidos para que lo hagan. Yo estoy de acuerdo con la idea de que los comentarios son también literatura y que forman parte de un género que antes tuvo gran importancia: el epistolar. Sólo que ahora es más fácil. No hay que buscar el sobre, pegar el sello y echar la carta al buzón o al mensajero. Bueno el mensajero es instantaneo y, digamos lo que digamos, une mucho.

Port

Anónimo dijo...

“Hay una parte donde la vida nos elige a nosotros…y otra parte donde nosotros elegimos la vida”

David Nihalat

(después de leer tu libro Leña y Papel...Pasa lo mismo con tus personajes...¿los has elegido o ellos te han elegido a ti?. Es un gran libro)

Anónimo dijo...

Estas letras son para Port (no se si dama o caballero). Tiene razón, soy amigo de Alejandro hace muchos años. Cuando le conocí ya escribia y bien. Me gusta como lo hace y echo de menos sus cuentos y lo que le dicen otros que saben como el, me gustaría verle ya por aquí. Hace poco le ví en persona y sé que ahora tiene la cabeza en otras cosas. Puedo decir mucho de el, pero pongo ya punto final. A lo mejor no le gusta que ande provocando a sus espaldas. Para terminar quiero decir al señor David o David solo, como quiera, que estoy de acuerdo con lo que dice del libro de Alejandro, es chulísimo.
Prometo no meterme más en estos líos. Perdón a todos. Saludos.

Luis Martín

Anónimo dijo...

Ya me contarás...el hombre propone...y la vida dispone...Así que vas a tener que incorporarte, darle algo de aire serrano a Elvirita y que se reponga de los sustos...Yo creo que un poco del espiritu de alguno de tus relatos le vendría muy bien. No se lo que pasará por tu cabeza, pero seguro que pasa algo que nos ponga a todos en su sitio. Bueno, vaya usted a saber donde nos mandas...Se te echa de menos, Alex.
Aunque sabemos que el mus y los senderos también tienen su arte, digo yo.
Un abrazo y van....

Port

Emilio dijo...

Deja los conejitos, los gatitos, los perritos...la granja completa, incluso los pescaditos esos que, a veces, angelitos míos, pescas en el rio para que luego junto con otros nos los comamos, como hace todo ser vivo, no hay otra, parece ser...y no olvidemos que las judias verdes, las lechugas, los tomates, etc. también lo son...anda que vaya modo de alimentarnos... También, el Creador podía haber sido un poco más imaginativo...pero no, perdices, pum, !fuego!, atunes, golpetazo después de izarlos, el cochinillo ese que tanto nos gusta...pues cachete directo al cuello y a no pensar... y no digamos de los leones y las cebras, vamos que la Naturaleza no son sólo los trinos de los pàjaros. Te digo esto porque queremos que aparezcas y dejes de ser un bucólico veraneante y vuelvas a tu faceta de escritor. Bueno, esa, me consta, no la has abandonado. Mira que si Elvira madre y Elvira hija donde están es en Colmenarejo disfrutando en tu compañía y nosotros aquí, venga a pensar cómo podriamos mejorar su existencia, incluso salvarla...Total que, tu no contestes, pero toma nota. Anda que no debes letras ni nada. No pienso contestar en una temporada. En todo caso: "Si, bueno, está bien, me alegro que hayas abierto el puesto,¿qué tal Nicolasito...?cosas así, poco trascendentes...
Un abrazo Alejandro.

Emilio dijo...

La verdad es que Alex no nos ha querido preocupar, pero, aparte de las vacaciones, ha tenido una pequeña intervención quirúrgica y su correspondiente convalecencia...Así que no todo ha sido un verano idílico para él. Me consta que va estando bien...pero le llevará unos días incorporarse. Y cuando se lea todo el lio que hay montado no se si, aunque esté recuperado, tendrá que pedir hora de consulta a otro tipo de galenos: los que se ocupan de la mente. Espero que no. Mientras, y en nombre de todos, recibe un gran abrazo.
Deberias mandarle, eso sí, una vez que quites los animalitos, o pasen a segundo término, uno de ellos a un fraile de la Abadía de Abarth que escribe a la luz de una vela y está un poco aislado en su monasterio, subsumido en sus conocimientos - grandes, sabios sin duda y muy interesantes, siempre se aprende algo - lo que le está haciendo entrar en éxtasis. Ahora se comunica con los antepasados de Elvirita, está investigando su árbol genealógico y no sólo eso, parece que, una vez que no pudo ser lo de la Princesa Leia en La Guerra de las Galaxias, quiere desligar a Elvira de sus ancestros, llevarla al futuro, y, creo que terminará casándola por la Iglesia - como debe ser, según él - con Lucas Skywalker, aunque tenga de desenterrarla o cazarla a lazo porque, según yo, ya está salvada de la Muerte y vuela por ahí. Si se empeña el susodicho fraile, todo es posible, claro. Nos está dejando mudos.
Creo que debes llevártele, cuando estés recuperado, a que respire el aire fresco de la Sierra de Gredos para que se ejercite en una existencia más bucólica. Eso si, ireís siempre por esos caminos de montaña y aguas del Alberche, acompañados por la sombra de Orfeo de Tracia, que ha dejado su originaria Grecia y ahora vive en la Blogsfera.
No se si te he puesto al día. Bueno, al siglo, porque al día, lo que se dice al día, es difícil.
Un fuerte abrazo.

Port

Alejandro dijo...

Acabo de regresar a Madrid. No sé si mi estancia aquí será definitiva, o tendré que regresar a mi lugar preferido de vacaciones, otra vez, y seguir allí reencontrándome con el trabajo diario, concentrado, que es la mejor musa que conozco. No sé, quizá me vuelva, sí. Me he encontrado con los gatos, el perro, los conejos y los ratones y, la verdad, me han desconcertado. Han montado un guirigay en el patio, y dicen unas cosas ¡más raras...! No entiendo casi nada. Será, digo yo, por los calores, que ponen las cabezas a cocer, las de los ratones, los perros, los gatos y los conejos, también. De las cartas que tenía en el buzón no quiero ni hablar. Yo creía que los carteros descansaban en el verano, pero no. Y encima me encuentro con unos remitentes que ni conozco. Creo que no las abriré, hay que cuidarse de los desconocidos; claro que algunos, después de conocerlos, merecen la pena. No sé. Ya veré.

Me gustaría contestar a todos (a los que no había contestado antes) individualmente, pero eso haría sumar demasiados comentarios a la lista y ¿para qué, siendo yo el mismo firmante? Os lo merecéis, es cierto, pero tenéis que entenderme, dadas las circunstancias... Lo haré en comunidad. Eso sí, intentaré seguir un orden. En dos partes porque creo que en una sola no cabe todo:

A Javier y a Antonio, por desearme buenas vacaciones, cuando me las desearon, y por pedirme que volviera pronto. ¡Puñeteros! Eso es lo que sois, unos puñeteros.

A Carmen Silva y a David Nihalat, que han leido mi libro "Leña y Papel y otros cuentos" y dicen que les ha gustado. No sabéis cuánto me alegro. Yo también os quiero, y os elijo, igual que me eligió la vida, igual que vosotros elegisteis mi "patio" para charlar en vuestra casa con mis personajes.

Mis recuerdos también a mi amigo Luis Martín, Luisito. Nos veremos un día de estos y ya te diré yo cuatro cosas por "meterte en camisas de once varas", como dices tú. ¿Cuándo te he querido yo a tí tan mal que he pedido tu vuelta al trabajo estando de vacaciones? ¿Por qué alborotas? Ya hablaremos. Será para bien, no te preocupes, nos conocemos desde hace muchos años y entre nosotros sólo hay colaboración y amistad de la buena.

Gracias por recibirme y un abrazo para todos. Y aquí me tenéis para lo que gustéis mandar, despacito y con cuidado ¡eh!

Alex

Alejandro dijo...

(Continuación...)

A mis incondicionales (no hablo de literatura ni de lo bien que lo hacen), Emilio y al anónimo Port, que tantas veces se han asomado por aquí. Siempre han dejado su tarjea de visita. Unas veces evocándome la Sierra del Guadarrama, con la fragancia de "Las Rosas de Otoño", comedia del dramaturgo Don Jacinto Benavente, siempre quieto, en la plaza de Galapagar, entre el Pivo y la Iglesia, entre el Ayuntamiento y El Buen Yantar, cerca de Colmenarejo, de Valmayor, de Las Tiestas Cabezas, del Monasterio de El Escorial, de la Jarosa y de Abantos; o haciéndome volar hasta mi Sierra de Gredos, que me recibió en su regazo un día de febrero de no sé qué año, cuando nevaba mucho. ¡Ni me la toquen! Gracias.

Gracias, una vez más,a Emilio porque, aunque no la conozco, me habla de Elvira. Hace años que la perdí, a otra Elvira, claro, y cada vez que oigo o leo su nombre mi mirada se hace navegable y mi corazón camina despacio, como si quisiera parar hasta volver a los años pasados, a los años felices de la infancia, en esos lugares abulenses donde me veo en el espejo de cada mañana, cada mañana un poco más lejos del tiempo.

También comenta Emilio, o Port, o los dos, algo de una pequeña intervención quirúrgica, una convalecencia y cosas de esas. No. Yo todavía me siento escritor, aunque ser, lo que se dice ser, no soy nada. Por eso creo que lo importante no es nuestra vida, ni lo que ocurra en ella. Lo importante es "pintar" el mundo como no es y que alguien se lo crea. Ese alguién puede ser sólo el propio autor, porque a veces ni en casa, ni en la pandilla nos creen. Somos tan poca cosa que no sabemos trabajar solos: necesitamos un narrador, unos personajes que nos ayuden y un escenario ficticio donde contar nuestras mentiras. Será lo único que quede de nosotros, en cualquier cajón olvidado, después de que algún día no despertemos de la última anestesia. Nuestros forros, como lo que envuelven, no son eternos. Pero eso ¿qué importa, si cada vez preguntamos menos por los ausentes?

Por ello, querido Emilio, no me digas, todavía, quién es ese fraile de no sé qué Abadía, donde se casará no sé quién, que vendrá... ¿de qué Galaxia? No me digas tanto que acabo de llegar y no sé si me elegirá esa vida a mí, o yo la elegiré a ella.

Y ¿cómo no? Mi abrazo grande y fuerte de bienvenida a esta casa a Enrique Gracia y Soledad Serrano, dos maestros de la creación literaria, imaginada, hablada y escrita. Con vosotros, todos seremos más. Tomad posesión y lo que os plazca. Gracias por venir.

Abrazos a todos.

Alex