jueves, 12 de enero de 2012

DIARIO DE UNA RUBIA

Monumento a la Peseta, en Estepona (Málaga)


4 DE MARZO DE 2002 - LUNES

Está lloviendo. Como tengo otras obligaciones, además de oír, ver y contar —también pienso—, antes de la hora de entrada he revisado cuidadosamente los archivos de mis entelequias. Están bien. Vamos, bien... Como tiene que estar alguien con aposento prestado, que no sabe hasta cuándo le va a durar. ¡Ay, madre! ¿Cómo será mi fin y dónde iré a parar?

Con estos previos, no he tenido tiempo de acicalarme. Estoy hecha una guarra. Cualquiera que me vea pasará de mí. Si ya pasaron cuando estaba reluciente, ahora que tengo más mierda que un gallinero y más mellas que la dentadura de un viejo, para qué pensarlo. (…).

El primer cliente entra a las 8,32 exactamente. Se dirige a la mesa de un veterano, donde pone “Atenciones a Clientes”. (…). Éste sólo quiere una tarjeta de crédito. Dice que como casi nunca tiene dinero, y le han dicho que los reintegros que haga con Visa se los carga el banco después del día uno, pues que para esa fecha ya habrá cobrado, podrá devolverlo y quedar bien con todos. Así se irá arreglando, si no va al paro antes. El oficial le ha cogido la solicitud y todos los papeles necesarios, pero seguro que los jefes no autorizan el plástico; eso es sólo para los que tienen.

Aquí viene otro, a caja, directamente. Trae un cheque de 6.010 Euros, que quiere ingresar en su cuenta. Es un chico joven, unos 30 años. El cajero le advierte que la operación le costará un dinerito. Como casi todos, se ha cogido un rebote de mucho cuidado. Que no, que no lo ingresa. Se ha ido refunfuñando con el cheque. ¡Jo! Si que es verdad que los bancos cobran por todo, pero los clientes no quieren pagar por nada. Tampoco es eso, oye. No entienden que los servicios hay que pagarlos; estos hombres tienen que cobrar su nómina, sus extras, sus cosas... Qué borricos se ponen con que no, que no y que no pagan. ¡Hay que ver!

El director ha llegado a media mañana. Trae un traje nuevo y cara de pocos amigos. Se adivina, sin muchos remilgos, que en la reunión de la oficina principal no le ha ido muy bien. A este hombre siempre le pasa igual, ¡pobre! Ha llegado pálido. Menos mal que es buena persona y bien templado. Conocí a uno que, cuando algo le salía mal, daba patadas a las sillas y se ponía hasta rojo. Arremetía contra el primero que se le ponía por delante. Sin embargo, cuando recibía felicitaciones o premios en metálico, se callaba, no daba parte a nadie. Éste no es de esos, le gusta compartir; lo malo se lo traga solo. Y así le pasa, que hay días que tiene una mala cara... Ya le ha dado algún arrechucho, aunque él nunca se mete con los empleados.

Los empleados también aguantan lo suyo. No ganan para tanto.
-------------------------
SI LEES ESTO, TE INVITO A JAMÓN

11 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alicia Uriarte dijo...

Alex, esta rubia no deja de ser la imagen de una historia y en el interior de esas pequeñas dimensiones esta visto que caben un sinfín e inagotable fuentes de información.

Tras leer los aconteceres de hoy en la vida de la rubia te voy a contar los de unas pocas rubias, primas hermanas de ella, que tenemos en el laboratorio. Nos valen para hallar su masa por desplazamiento de volumenes de agua. Nos valen para hacer pilas caseras. Para reacciones químicas de acidos con metales. Para aprender a medir dimensiones con el calibre...Las más afortunadas acaban en el bolsillo de algún alumno ya que cada año nos van desapareciendo. Seguro que la vida de estas últimas sería muy apasionante si se animasen a contarla.

Siempre es un placer pasar a leer un poquito de este diario tan particular.

Esta vez va a ser que compartimos unos polvorones y algo de turrón. Hasta que no se acabe todo navideño no pienso hacer nada de repostería. Si te sobró cava, ve llenando las copas.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

No sé que pasó que entró dos veces el comentario. Aprovecho para poner los acentos a todos los ácidos.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimado Alex:

Qué magnífico relato.
Ojalá de este diario de la rubia recopiles todos los capítulos y hagas un libro, todos te lo agradeceríamos y mucho. Yo me apunto a comprártelo con rubias o con euros.

Es un placer leerte, ya no solo por tu gran imaginación y excelsa calidad literaria, sino también, por lo mucho que enganchan tus palabras tan bien escritas y con ese toque de humor excepcional.

Recibe toda mi admiración y estima maestro.

Cris.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querida Alicia, gracias por acercarte otra vez por esta que siempre será tu casa. Y te agradezco que vengas con los dulces navideños que te quedan en la alacena. El cava lo pongo yo, ¡claro que sí! Faltaría más.

Esta rubia es la la repera, y eso que, quizá por ser lunes, no está muy fina. No sé por qué se está reinstalando en la mente y en la vida de cuantos la conocimos. Qué curioso eso que me dices sobre cómo aprovecháis a las que deben ser sus primas para estudiar las reacciones químicas, y me dices también cómo van desapareciendo, quizá en los bolsillos viajeros de los alumnos, camino de quién sabe qué historias. Es que las puñeteras fueron muy queridas y deseadas, y siguen siéndolo; tanto, que no han desaparecido de la circulación. Igual que "mi" Rubia hay muchas más danzando por ahí. Me he enterado que en Salvatierra de Miño, un pueblo de Pontevedra cerca de la frontera portuguesa, están intentando salvar todas las que tampoco acudieron a la lista el día dos de enero de dos mil dos; han empezado a poner precios a las cosas en pesetas para animar ese campaña de rescate, que empezó por el mes de octubre. Ya han reunido cerca de un millón, que serán canjeadas (¡pobrecitas!) por los seis mil euros correspondientes.
Quí te dejo el enlace de la noticia:
http://www.radiomundial.com.ve/article/la-peseta-vuelve-al-ruedo-en-pueblo-de-espa%C3%B1

Gracias, otra vez, por todo.

Besos.

Alex

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querida Cris, siempre es un placer recibirte en este escondrijo de la palabra, armando ideas que salen por los caminos de la imaginación evocadora.

Eres muy amable diciéndome cosas tan bonitas, llenas de ánimo que tanto ayudan.

Gracias de verdad,Cris. Muchas gracias.

Un abrazo.

Alejandro.

Mila Aumente dijo...

Lleva razón Cris, esta rubia se merece un libro y encuadernado en oro. Anímate a publicarlo. Será un placer tenerlo en la estantería de mi casa junto a los buenos, como "Leña y papel".

¡Feliz domingo, Alejandro!

Un beso

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Gracias, querida Mila. Como buena amiga deseas lo que yo no merezco. Esta rubia acabará en un libro que quizá nunca salga de la sombra del cajón de lo inédito.

Ella, la Rubia, si que merece un final feliz. Según me ha dicho, se conforma con no acabar en cualquier fundición hecha puré. Ya veremos. El destino es inescrutable.

Agradecido por tener presente "Leña y papel...", recibe mi cariño de siempre.

Mari Carmen Azkona dijo...

Banqueros, bancarios, clientes...amor-odio, acuerdos-desacuerdos (qué complicadas son las relaciones humanas, sobre todos si hay dinero de por medio) Y la rubia, que existe porque piensa, apuntándolo todo para nuestro deleite.

Cómo me gusta esta rubia, yo tampoco, a la altura en la que estamos, la olvido. Pasando de 6.000 euros todavía continuo preguntando, “¿cuánto era eso en pesetas?”

Un beso para la rubia y dos para el transcriptor, siempre es un gusto estar a vuestro lado.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Quereida Mari Carmen, ¡qué razón tienes! Las relaciones humanas son difíciles, pero más cuando hay dinero es testigo de nuestros actos. Hay que ver la cantidad de tentaciones, de egoísmos, de malos quereres produce. Tanto nos dedicamos a pensar, no sé por qué no cambiamos el sistema vital y lo hacemos de otra manera, sibn el asqueroso dinero. Yo tenía un proyecto, pero se me ocurrió hacerlo público y casi me dilapidan. Mejor dejarlo como está. Me conformaré con mi Rubia, ahora que ya no daña, sólo vive y, como tú dices, piensa. Le transmito tu cariño y a ella la pongo a tus pies. Y de mí recibe muchos besos.

invertido dijo...

Hello my friend! I would like to tell you that this post is great, awesome written including almost all important info. I’d like to view much more articles such as this.